Servicios Jurídicos April 7, 2016 No Comments

Consejos para aumentar tu capital

Consejos para aumentar tu capital

Una de las no-tan-secretas verdades del dinero es que este va a donde haya más dinero de por medio. Esto quiere decir que, siempre y cuando exista fluctuación, incrementar las ganancias es tarea sencilla, especialmente si ves el dinero como el trampolín que te permitirá legar a lo que sea que desees conseguir. Ahora bien, si eres de aquellos que buscan aumentar su capital, entonces este artículo es para ti, pues, hemos preparado algunos consejos útiles para que logres tu cometido. ¿Quieres saber de qué va esta propuesta? ¡Sigue leyendo!

  1. Tienes la misma posibilidad de hacer dinero como cualquiera. Aunque no lo creas así, los factores sociológicos que te caracterizan (si eres o no profesional, tu procedencia, sexo, cultura o religión, entre otros) no influyen en absoluto en que consolides o no tu meta. La verdad es que lo que importa es que tengas ganas de ganar más dinero y traces el plan perfecto para ello, así que no dejes que cualquiera de estos factores te decaiga.
  2. Resuelve un problema. La mejor manera posible de conseguir aumentar tu capital es buscar una necesidad para satisfacer, de este modo conseguirás el medio por el cual llegarás a producir más dinero. Para ello debes tomar en cuanta que debe tratarse de un problema que tengas como resolver, no necesariamente tú mismo con tus propias manos, pues, puedes contratar mano de obra que te ayude con los tecnicismos.
  3. No conviertas en tu norte los consejos que te den. Si bien es cierto que muchas de las personas que te rodean solo buscan tu bienestar, también es cierto que no necesariamente te van a apoyar en cualquiera sea tu “locura”; muchas veces, nuestros seres queridos se enfocan en qué pasaría si fallas y no lo que sucedería si tienes éxito. Así que, si tienes una idea sólida, no dejes que nada te desanime.
  4. El dinero y sus ventajas son un derecho que se ganan. Más allá de verlo como algo fortuito, o simplemente calificarlo como un privilegio, debes empezar a ver el éxito y sus ganancias como algo que mereces, espesamente si lo buscas con dedicación y organización.
  5. Si no te llega la oportunidad, construye una puerta. Esto quiere decir que no debes quedarte sentado esperando a que llegue el momento o la oportunidad perfecta para actuar, por el contrario, debes movilizarte a buscarlos. Ahora bien, no queremos decirte que es imposible que no te llueva una oferta, sino que es poco probable, por lo que es mejor que tú mismo intentes conseguirla.
  6. No te preocupes, ocúpate. Finalmente, sabemos que muchas veces es difícil arrancar un proyecto, especialmente cuando se piensa en todos los escenarios posibles de lo que pueda ocurrir, pero no debes angustiarte. Si tienes un buen proyecto y has trabajado lo suficiente en hacerlo tangible, es el momento de aumentar tu confianza y aposta a él. No temas pensar en grande, recuerda que mientras más ambicioso sea tu proyecto, más dinero podrás recaudar gracias a él.

Después de haber leído esta nota, ¿crees que eres capaz de conseguir un aumento notorio en el capital con el que cuentas en la actualidad? SI necesita saber sobre Reunificacion de deudas no dudes en consultarnos 

Kristina Gutiérrez Romero

Servicios Jurídicos April 7, 2016 No Comments

Las cinco claves del emprendimiento

Las cinco claves del emprendimiento

Si tienes muchas ideas pero no sabes cómo desarrollarlas, quizá lo que te hace falta es un plan. Los emprendedores son personas que supieron cómo aprovechar las oportunidades que se les presentaron o que ellos mismos salieron a buscar. Además, en el proceso tuvieron que valerse de mucho ingenio, creatividad, trabajo duro y –en algunos casos- mucha suerte, para poder conseguir que sus empresas dieran el gran salto.

Hoy te diremos cinco claves esenciales para convertirte en un emprendedor exitoso. ¡Toma nota!

  • Planificar con antelación. Desde una lluvia de ideas hasta el impacto que podrían tener en la sociedad, y absolutamente todo lo que concierne al desarrollo de una estrategia, debe ser premeditado. De esta manera, jamás te tomarán por sorpresa, o al menos lo evitarás con todos los hierros. Aparte de esto, si planificas con anterioridad lo que quieres hacer, tendrás mejor delimitado tu proyecto. Y no hay nada mejor para un emprendedor que saber lo que quiere, pues en este mundo la espontaneidad podría fungir muchas veces como un arma de doble filo. Por supuesto, arriesgarse no siempre es mala idea, pero como dijo William Shakespeare: “La mejor improvisación es la que se prepara”.
  • Elaborar presupuestos. Para iniciar un proyecto es necesario contar con un capital de inversión. Sin embargo, y contrario a lo que muchos piensan, este no debe ser precisamente tan alto. Parte de la experiencia de emprender, es saber invertir cada centavo de la manera correcta. Entonces, no importa si no cuentas con una gran suma de dinero para iniciar; si consigues buenos aliados, podrás preocuparte un poco menos por ello. Lo ideal es que elabores un presupuesto con el que puedas arrancar sin retorno. No te preocupes si las proyecciones no son positivas durante el primer año, la compañía Coca Cola vendió solo 25 botellas durante sus primeros doce meses.
  • Dar a conocer tu marca. La guía telefónica es cosa del pasado; hoy por hoy, si tu empresa no está presente en las redes sociales, es como si no existiera. Aprovecha estos medios para que muchas personas puedan estar informados acerca de tus productos o servicios, y logres expandir tu marca. No olvides que la interacción con el público debe ser constante y satisfactoria, por lo que no solo se trata de crear perfiles, sino de mantenerlos activos. Evalúa la posibilidad de contratar a un Social Media Manager y a un Community Manager para que se encarguen de ello, o hazlo tú mismo aprendiendo cómo.
  • Trabajar con ganas. Ser una persona proactiva es necesario para que el negocio fluya. “Si amas lo que haces, no trabajarás ningún día de tu vida”, o eso es lo que dicen. No solo debes dedicarle el tiempo necesario a tus funciones como CEO de tu empresa, sino también conocer cada proceso que se realice dentro de ella, por lo que es interesante que te familiarices con todas las áreas. De este modo, sabrás qué necesidades tienen tus empleados y tu compañía. Da el ejemplo y trabaja con ganas; sé el primero en llegar y el último en irse.
  • Adaptarse a los cambios. En cualquier momento, las cosas podrían mejorar o empeorar. Por eso siempre debes estar preparado para todo. Asegúrate de contar con el mejor equipo de asesores, para que te digan qué es lo mejor en el momento dado. No obstante, eres tú quien debe estar al frente de las decisiones, pues nadie conoce mejor una idea que quien la tuvo. 

Con estos cinco puntos puedes aprender a llevar de la mano los objetivos de tus proyectos conjuntamente con su desarrollo. No te quedes atrás y ponlos en práctica, podrías cosechar buenos resultados si te adentras en este mundo de progreso. ¡Ánimo!

Andreina Gutiérrez Romero

Servicios Jurídicos April 7, 2016 No Comments

Se el mejor trabajador en tu empleo.

Muchas veces nos quejamos de todo lo que tenemos que hacer en nuestra oficina o sitio de trabajo, pero no nos damos cuenta de que tener un empleo es algo que debemos agradecer a diario, pues es nuestro sustento y existen muchas personas que no cuentan con uno y desearían estar en nuestro lugar.

Sea tu empleo soñado o no, tener que ir a trabajar a diario no debe convertirse en un dolor de cabeza. Hoy te diremos algunas claves para hacerlo de buena gana, disfrutarlo y valorarlo. Toma nota de lo siguiente para que te conviertas en un empleado eficiente y conserves tu puesto de trabajo.

  • Conviértelo en tu trabajo soñado. Quizá tu empleo no es el que más quisieras tener, pero te ayuda a pagar las cuentas. Si únicamente le ves el lado negativo, solo conseguirás cansarte de él y hacerlo de mala gana. En cambio, si le das la vuelta para que se convierta en algo que te anime mucho, lo disfrutarás más. Llevándolo al mejor de los casos, si entre tus posibilidades está que puedan transferirte a un área en el que te sientas mejor, solicítalo. Si no y te requieren donde estás en este momento, descubre el motivo de tu disgusto y trabaja en volverlo de tu agrado. Muchas veces está en nuestras manos y solo se necesita de un cambio de actitud.
  • Organización. Si mantienes tu puesto en mal estado, no solo se te quitarán las ganas de trabajar, sino que perderás mucho tiempo buscando lo que necesitas, y pasarás apuros si es lo que alguien más necesita. No retrases la jornada; sé eficiente y pon manos a la obra para desechar todo lo que ya no hace falta, archivar lo que sí y buscarle puesto a todo lo demás. Eso también incluye los archivos del ordenador, notarás que es mucho mejor trabajar cuando sabes dónde está todo.
  • Mejora tu currículo. Para ser el mejor no necesitas tener más títulos universitarios, pero sí los necesarios para desempeñar tus funciones. Si puedes complementar con algunos seminarios, mejor, pero no te abras la cabeza pensando que siempre habrá alguien mejor que tú. Eres valioso y necesario; solo piensa que si aprendes un idioma nuevo, lo serás el doble. La idea es pulirte profesionalmente cada vez más y aprender lo más que puedas de todas tus experiencias laborales. En las entrevistas de trabajo le dan mucha importancia a los logros obtenidos en cargos anteriores, así que ¡haz notar tu trabajo!
  • No falles en los puntos más importantes. Aunque seas muy bueno en tu trabajo, los jefes toman en cuenta algunos aspectos que también son importantes para determinar cuál de sus empleados es más eficiente. Llegar tarde, atrasarse con la entrega de tus proyectos o distraerse mucho en horas de trabajo (con Facebook, tu smartphone, etc.) son detalles que pueden afectar tu desempeño. Dale prioridad a tu empleo y asegúrate de llegar e irte a la hora que debes, no acumular trabajo, respetar a tus compañeros y ser colaborador sin caer en la adulación.
  • Pasa de las relaciones en la oficina. Tener un crush laboral puede ser o muy bueno o muy malo. No hay términos medios con esto, mucho más si se trata de una relación con tu jefe. Evita a toda costa llevar tu vida privada a tu entorno laboral y verás cómo se equilibra más tu vida. Esto a veces puede suceder al contrario; si llevas tu trabajo a casa y descuidas a tus familiares por atender tus proyectos, podrías caer en una relación con tu trabajo. Sé consciente y no te exijas el doble. A pesar de que eres necesario, nadie es indispensable y, a menos de que tu carrera dependa de ello y debas hacer el sacrificio durante una temporada, no lo vale.

Por último, recuerda que en cualquier aspecto de tu vida, puedes lograr hacer bien lo que desees a través de estos cuatro pilares: orden, disciplina, compromiso y respeto. ¡A brillar!

Andreina Gutiérrez Romero